CC0 Public Domain

Pinceladas de escritura

Pinceladas de escritura será una serie de pequeños consejos para mejorar nuestra capacidad narrativa. El objetivo es exponer los errores más comunes al redactar, hacernos conscientes de ellos, y tratar de evitarlos en la medida que sea posible. Y cuando digo redactar no me refiero sólo a escribir novelas o relatos, sino también colaboraciones en PX Magazine, entradas en tu blog, aventuras roleras con escenarios y personajes, o manuales de juegos de rol llenos de reglas.

Empecemos por la primera Pincelada: Menos es más.

“Mantenlo corto”, decía Edgar Allan Poe. Y en literatura no es una cuestión de gustos. Hay una causa objetiva.

Esta es la máxima principal que se debe grabar a fuego todo aquel que pretende escribir. Y el error más común que cometen los principiantes.

CC0 Public Domai

“Mantenlo corto”, decía Edgar Allan Poe. Y en literatura no es una cuestión de gustos. Hay una causa objetiva. Fisiológicamente el cerebro no fija la información incluida en una oración hasta que se encuentra con un punto. Si la oración se extiende y el punto tarda en aparecer, porque está demasiado lejos del inicio, el cerebro se olvidará de dicho inicio. Y tendremos que volver atrás para leerla de nuevo o perderemos parte de la información.

Ya lo dice el refranero: “Lo bueno si breve…”.

El principal enemigo del escritor principiante es la idea de elaborar demasiado el lenguaje; de pensar que cuanto más enrevesado se escriba, mejor escritor se es… ¡Error!

¿Y cuáles son los elementos prescindibles más habituales?

  • Oraciones subordinadas. El primer enemigo a evitar. Alargan demasiado la separación entre puntos y en su mayoría se pueden dividir en varias oraciones simples que son más fáciles de entender. O dicho de otro modo: Alargan demasiado la separación entre puntos. En su mayoría se pueden dividir en oraciones simples. Son más fáciles de entender.
    (¿No se entiende mejor la segunda vez?)
  • Adverbios acabados en mente. Todas esas palabras que acompañan continuaMENTE a los verbos. Seguro que encuentras fácilMENTE otras palabras que tienen el mismo efecto y que son más cortas. O simpleMENTE quítale “mente” y hazlo simple: “veloz” en lugar de “rápidamente”.
  • La doble adjetivación. Sabemos un montón de sinónimos. Además tenemos diccionarios de sinónimos. Eso está muy bien. Pero si ya he utilizado un adjetivo para describir a un nombre, no hace falta que ponga otro adjetivo, sinónimo del primero, en la misma frase. El gélido amanecer helado tendrá los mismos grados centígrados pongamos los sinónimos de frío que pongamos. Con un adjetivo basta para mostrar la sensación de frío, y añadir más no la aumenta.
  • Expresiones superfluas. Si no es imprescindible, quítalo. Por ejemplo: “de repente” al principio de una oración. Si el protagonista de tu texto se encuentra con algo “de repente”, escribe directamente con lo que se encuentra, sin más preámbulos. Al añadir “de repente” estás retrasando el encuentro, precisamente con esas dos palabras.

Estos son los cuatro primeros consejos de la máxima “menos es más”. En breve tendremos más Pinceladas de escritura.

Escritor y rolero a tiempo parcial, narrador de historias a tiempo completo.

3 Responses

  1. Freddy RoL 13/11/2015 / 11:02

    Muy útil el artículo, quedo pendiente del resto a ver si mejoro en este campo, que buena falta me hace.

  2. Varden 13/11/2015 / 23:16

    Buen articulo. Esta colección de consejos va a ser interesante.

  3. Eugenio 14/11/2015 / 14:27

    Buenos consejos a seguir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *