commons_wiki_book_cc_px

Pinceladas de escritura VII

He terminado un texto, ¿qué hago ahora?

Un buen texto es como un buen vino o un buen jamón. Hay que dejarlo reposar antes de consumirlo. Si no, corres el riesgo de no sacarle todo su sabor.

  1. Ya lo has escrito, pues no tengas prisa en darle salida. No corras. Y cuando lo vuelvas a leer, antes de mostrarlo al gran público, percibirás esos pequeños errores que te pasaron desapercibidos al escribirlo o leerlo por primera vez.
  2. Pásale el corrector del ordenador. No es la panacea y parece algo obvio, ¿verdad? Pues es un primer paso para eliminar un montón de erratas. Es cierto que no te puedes fiar sólo del corrector del ordenador (ni se te ocurra), pero repasa cada errata que señala. Algunas no serán tales, pero otras sí.
  3. Léelo en voz alta. Y verás que una cosa es lo que el cerebro interpreta en silencio y otra bien distinta lo que tus oídos escuchan. Y la segunda es la que vale para un lector que se encuentra tu texto por primera vez. No leas lo que querías escribir, sino lo que has escrito. Son cosas distintas, lo siento.
  4. Que lo lean otros por ti. Incluso mejor que lo anterior. Que alguien lo lea en voz alta mientras tú lo escuchas es toda una experiencia. En cuanto a la forma, lo leerá tal y como lo has escrito. En cuanto al contenido, si algo no le funciona, por mucho que tú lo veas claro, es que no funciona.
  5. No des nada por sentado. Tú lo ves claro, lo visualizas… pero todo está en tu mente, no en la del lector. El lector no puede ver dentro de tu cabeza. Y lo que para ti es obvio, para él no lo es. No supongas nada y explícate mejor.
  6. Si dudas, es malo. Hay partes de tu texto que ni te planteas modificar: esas partes molan y punto. Son las que tienen que estar ahí, sí o sí. Pero hay otras que no terminan de encajar, hay que darles un repaso, molan pero… Pues éstas, no valen. Fuera. Borra.
  7. Borrar. Lo más difícil de todo. Esto es lo que más te va a costar, pero es lo más necesario. Déjate de “a lo mejor sirve”. O es bueno o lo tienes que borrar. Y punto. No hay párrafos malos que te deban dar pena. En cuanto lo reescribas mejor, se te olvidará lo anterior.
Escritor y rolero a tiempo parcial, narrador de historias a tiempo completo.

4 Responses

  1. Ignacio Muñiz 10/06/2016 / 21:11

    La serie de artículos es genial. Un obligado para el escritor novel.

    • Roberto Alhambra 11/06/2016 / 11:06

      Muchas gracias, maestro

  2. Edanna Patsaki 11/06/2016 / 04:07

    Yo a esto lo llamo: “poner el texto a enfriar” : )
    Gracias por los artículos, son muy interesantes. Saludos

    • Roberto Alhambra 11/06/2016 / 11:08

      Gracias a ti! Seguro que se te ocurren otros consejos para “poner a enfriar” tu texto, podrías compartirlos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *