Letra

Pinceladas de escritura VI: qué difícil es poner comas

La verdad es que la coma es un signo de puntuación minusvalorado. Parece que se puede poner a diestro y siniestro, sin que el texto se resienta, y la verdad es que le prestamos poca atención.

No vamos a hacer un curso acelerado, con mis alumnos del colegio llevo todo el año, pero vamos a dar algunas pinceladas clave de cuándo sí se pone y cuándo no. Y, de verdad, lo necesitamos. Desde hace un tiempo, me suelen pasar textos roleros para corregir y el tema de las comas es una deuda pendiente que tenemos con la madre ortografía.

Lo primero es lo más básico para cualquier alumno del colegio. Me voy a permitir el lujo de recordar algunas de las más sencillas, pero que sigo viendo mal escritas.

Ponemos coma siempre:

1º Entre los elementos de una lista: En el equipaje de Madmartigan había una espada, su armadura, antorchas, un juego de ganzúas y una vara de 10 metros.

2º Cuando hablamos a alguien y usamos directamente su nombre en la oración: –Willow, utiliza la varita. (Esto es correcto porque es parte de un diálogo y otro personaje se está dirigiendo directamente a Willow).

No ponemos coma nunca:

1º Entre el sujeto y el predicado de una oración: Willow, utiliza la varita. (Esto no es correcto si es el narrador el que habla; es una pausa dramática tramposa).

2º Entre el verbo y el objeto directo de una oración: Willow utiliza, la varita.

Yo entiendo que estos dos últimos casos se producen porque los escritores queremos poner un poquito de intriga y emoción en el texto. El escritor busca la famosa “pausa dramática” y al leerlo cree que queda genial, pero no, te está engañando. Esa coma nunca se pone.

Esto mismo ocurre cuando nos volvemos locos y no paramos de encadenar frases, sin llegar a poner punto. Mi consejo es siempre utilizar oraciones simples (con cada verbo, un punto) pero es normal, al empezar a escribir, que queramos demostrar lo complejo de nuestra gramática y nos volvamos unos gongoritas.

Pues ponemos coma siempre:

1º Para hacer aclaraciones dentro de una oración: Willow, que no sabía hacer magia, convirtió a los soldados en cerdos.

Consejo: si has metido dos formas verbales, sepáralas con una coma.

2º O si inviertes el orden lógico de los elementos: a todos los soldados en cerdos, convirtió Willow.

Y no ponemos coma nunca:

1º Para alargar la frase sin necesidad: Willow, que no sabía hacer magia, pero que tenía mucha fuerza de voluntad además de la varita de Elora Danan, convirtió a los soldados en cerdos, incluyendo a Sorsha.

Consejo: piensa bien qué es lo que quieres transmitir y si es necesario que me cuentes todo eso para la narración.

Venga, un abrazo. A poner comas, malditos.

Escritor y rolero a tiempo parcial, narrador de historias a tiempo completo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *