Las cartas.

Marte Extremo

El propio creador de Marte Extremo, Enrique J. Vila, nos presenta su aventura autojugable para el sistema Hitos de Nosolorol como un original  sampleo de conceptos viejos y nuevos.

Por un lado tenemos la clara influencia de filmes clásicos de finales de los 80 y principios de los 90 como The running man (Paul Michael Glaser, 1987), Predator (John McTiernan, 1987) o Total Recall (Paul Verhoeven, 1990), casualmente todos protagonizados por Arnold Schwarzenegger. De Perseguido Vila toma la premisa general, de Depredador el escenario de la densa jungla dominada por monstruos alienígenas y de Desafío Total  ese Marte rojo, inhóspito y lleno de atormentados mutantes.

Por otro, se percibe también la inspiración de películas más recientes como la japonesa Battle Royale (Kinji Fukasaku, 2000) o la adaptación cinematográfica de la novela The hunger games (Gary Ross, 2012). De hecho, los aficionados a esta saga encontrarán un montón de situaciones que recuerdan sin lugar a dudas a Los juegos del hambre.

Ambas referencias se unen con un pegamento que bebe, en este caso, de reality shows como Gran Hermano o quizá más propiamente de Supervivientes, pues al fin y al cabo tal adjetivo sí que describiría a los personajes de Marte Extremo. Elementos de estos concursos como las pruebas semanales, las entrevistas tipo “confesionario” o la participación del público y de los invitados del plató también forman parte de la aventura.

Complejo de Master hace una reseña de Marte Extremo sin desvelar la trama en exceso, o como se dice ahora, “spoiler free”.

Marte Extremo viene además acompañado de un mazo de cartas que representan armas y objetos que pueden ser conseguidos por los personajes durante la partida y que son uno de los añadidos a las reglas del sistema Hitos con los que cuenta esta aventura.

El tipo que está detrás del canal de Youtube Complejo de Master y uno de los frikis gochos de La Mazmorra de Pacheco. Hace reseñas, masteriza partidas interminables y cuando nadie mira, habla de él mismo en tercera persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *