beer-barrel-956322_1920

La cerveza

La cerveza

“¡Tabernero! ¡Otra ronda de esa estupenda cerveza!”

Quién no ha jugado una partida que empieza con el grupo sentado en una mesa pidiendo unas cervezas dentro de una taberna al más puro estilo de las Crónicas de la Dragonlance.  En esta ocasión no quiero hablar de la ambientación en las tabernas, sino de las cervezas en los juegos de fantasía medieval.

La cerveza sirvió en sus orígenes como método de potabilizar el agua. En los reinos de fantasía sacudidos por epidemias que contaminen las fuentes de agua potable, la cerveza puede que sea la bebida más común. Sin duda, el agua es un ingrediente fundamental en el proceso de elaboración de la cerveza y aporta la base de sus características y su personalidad. Además, si se prepara en recipientes que no estén bien limpios y herméticos es fácil que se contamine y a las pocas semanas se malogre. Las culturas que no dispongan de la tecnología para elaborar y conservar la cerveza servirán cerveza joven. A partir de las tres semanas el caldo irá tomando notas de pelo animal, cabra, cera de vela… hasta hacerse bastante desagradable.

beer-199650_1920

“¡Tabernero! ¡Póngame otra cerveza bien fría!”

A no ser que se justifique con magia, el pobre tabernero lo va a tener difícil para enfriar la cerveza. Aunque no es problema, ya que las cervezas artesanales se aprecian y saben mejor a temperatura ambiente.

Para darle más realismo y color a la ambientación, varía el tipo de cerveza que se sirve en las tabernas según la región. En las tabernas enanas siempre me imagino cervezas rubias muy cristalinas, amargas por la cantidad de lúpulo y muy alcohólicas, con espuma densa y limpia. El lúpulo se cría en ambientes fríos y las altas montañas son propicias para su cultivo. O podrían ser cervezas negras, contundentes y densas con sabores tostados, elaboradas con extraños hongos que le aportan sus notas características a castañas ahumadas o maderas nobles.

El agua utilizada para la elaboración de estas cervezas vendría sin duda filtrada de las montañas, así que el contenido de sales minerales será alto. Como viven en las montañas y cuentan con cuevas frescas, han aprendido a usar levaduras de baja fermentación, que tienen la característica de aguantar meses en perfecto estado y producir cervezas secas, poco afrutadas, ideales para los viajes de los comerciantes, montaraces y exploradores.

En las tabernas élficas se servirán cervezas de fermentación lenta y delicada. Cervezas rubias y cristalinas, poco amargas, donde predominan los frutos del bosque que se funden con las notas florales de las violetas y la miel.

Para la elaboración de estas cervezas se usa el agua transparente de los ríos de los bosques y puede que la de algún pozo con propiedades mágicas y refrescantes.

En las tierras de los hobbits podemos imaginar cervezas de calabaza, con múltiples notas de hortalizas muy especiadas sin llegar a ser recargadas. Cervezas frescas,  poco alcohólicas, que sirvan para hidratar a los jornaleros en las largas jornadas de trabajo en los campos.

El agua de estas cervezas proviene de los pozos, lo que les proporciona buena estabilidad en las características de elaboración con recetas ancestrales que solo los más osados se atreverían a modificar.

En los territorios humanos se consumen las cervezas más variopintas y por lo general de baja calidad. Las más habituales son las de trigo y centeno, oscuras en la zonas costeras y de montaña y claras en las de interior. Turbias en las zonas rurales y filtradas en las grandes ciudades. Todas ellas tienen poco cuerpo. Las cervezas humanas son cervezas jóvenes que tienden a contaminarse al poco tiempo de su embarrilamiento, dado que los sistemas de higienización no son los más adecuados, pero siempre podemos encontrar excepciones destacables entre aquellas producidas en los monasterios por dedicados monjes . La tradición, la perseverancia y la dedicación exclusiva a la elaboración de las cervezas pueden convertirla en un reclamo para su templo o una fuente de ingresos para sus obras.

También podríamos encontrar algún maestro de cervezas lámbicas. Estas cervezas se elaboran en tanques abiertos con levaduras salvajes de fermentación espontánea y luego se envejecen en barrica. Son de carácter ácido y de baja gasificación.

beer-introLos territorios de los beórnidas dan cervezas de estilo escocés y en su producción se utilizan ramas de brezo. Dada la humedad de los bosques es probable que el brezo contenga hongos entre las hojas, algunos de ellos de carácter alucinógeno, lo que convierte estos caldos en elixires chamánicos.

Dejad volar la imaginación, que de eso se trata… Encontrad un maestro cervecero en la costa que ha aprendido a desalar el agua de mar y confecciona una cerveza distinta y muy apreciada por los marineros. O a un gnomo que elabora cervezas con hechizos que le proporcionan características especiales a la bebida , como la de saciar el hambre por una semana y causar una sed insaciable, proporcionar la visión de lo oculto, dotar del poder de la clarividencia embriagadora o, simplemente, dotarla de gustos inusuales. ¿Qué me decís de Vinterburgo, donde acostumbran a rebajar la cerveza con agua? Aunque el alcalde Wëndolff insista en que Vinterburgo atraviesa una de sus mejores etapas, todo el mundo sabe que la muerte navega las aguas del río Bramo. ¿Probaréis la famosa cerveza de Vinterburgo? Incluso puede haber cervezas que contengan ciertas bacterias que, dependiendo del tiempo de maceración, hagan cambiar su sabor… ¿Quién sabe a qué puede saber la cerveza de ese barril tan antiguo?

Estos son pequeños trucos que podemos utilizar para darle color a la ambientación y romper los estereotipos de tabernas en los que nos sirven “cerveza en jarra de madera”.

 

Todavía no sé quien soy. En mi camino por la vida hago de padre, marido, marinero, hago de encargado en una constructora para ganarme la vida… Mis pasiones : pintar miniaturas y sobre todo jugar o dirigir rol. Nada me llena más que pasar un buen rato con la gente que quiero.

7 Responses

  1. Max Power 29/07/2016 / 17:32

    Me ha gustado mucho el tema, sí señor. Sólo añadiría algunos detalles sobre tipos especiales de cerveza. Si en nuestro mundo la cerveza fuerte surgió cuando hubo la necesidad de exportarla muy lejos, en la Tierra Media la variedad más fuerte será la última cerveza de la temporada que se elabora en Erebor y que se exporta a Moria. Es tan potente para que llegue con una buena potencia a su destino y es conocida como Dumwing (de Dûm + Uwing, algo así como “cerveza de la mansión” o “cerveza para la mansión”).

    Los elfos, tan dados a los sabores complejos y delicados, habrían conseguido unas cervezas con profusión de notas añejando sus barley wine en barricas de vino élfico y brandy enano, consiguiendo auténticas joyas.

    Algunos hobbits viajados, con su amor por las cosas que crecen y la vida sencilla, se habrían dado a las sencillas pero no simples monovarietales y habrían perfeccionado el dry hopping para conseguir más con menos.

    Se dice, se comenta, que los enanos guardan celosos la fórmula de un tipo de fermentación en frío (en las cámaras de forja fría de hecho) con la que consiguen fermentar varias veces la cerveza hasta llegar a más de 40º de alcohol.

    • Oscar Peña 29/07/2016 / 20:41

      Muy buenos matices Max Power.

    • José Palancares 30/07/2016 / 16:44

      Inconmensurable la capacidad de algunos para soltar gilipolleces, especialmente sobre la Tierra Media, y hacerlo cómo si estuvieran dando una Clase Magistral con la que Sentar Cátedra.

  2. Oscar Peña 30/07/2016 / 19:09

    Gracias por pasarte a comentar José Palancares, siento que no fuera de tu agrado.

    • José Palancares 03/08/2016 / 08:55

      El comentario no iba por el articulo, que me parece muy correcto en general.

      Era más por la sarta de idioteces del escrito de Max Power. Claro, claro, forjas frías de los enanos… a ver cuando dejan de considerar las chorradas de MERP como canon de la Tierra Media

  3. Oscar Peña 03/08/2016 / 16:36

    Hombre José Palancares, cuando hablamos de juegos de Rol no estamos hablando de la reproducción Fiel de las obras literarias. En los juegos de Rol puedes aportar tu visión de un mundo ya generado, y es para esa mesa de juego es tan valido como cualquier otro.
    Aquí estamos hablando de juegos de Rol y no de las obras literarias.

    • José Palancares 03/08/2016 / 18:38

      Completamente de acuerdo en diferenciar entre reproducción de obras literarias y juegos de rol, el problema no es ese. El problema es cuando esa visión personal del mundo entra en conflicto con el propio mundo de la obra literaria hasta niveles en los que deja de ser lo que el autor hizo para ser otra cosa… y no se diferencia entre una cosa u otra.

      Que no quiero decir que no se haga, yo mismo lo he hecho, con la propia Tierra Media, haciendo un juego con tanta magia que D&D o Pathfinder parecían juegos de baja fantasía con poca magia… pero no voy afirmando como canon que los elfos no tienen que viajar de Rivendell a Lórien porque tienen un sistema de teletransporte tal que virtualmente convierte ambas localizaciones en una sola.

      Cuando se juega a MERP, no se juega en la Tierra Media de Tolkien, se juega en la Tierra Media de Pete Fenlon (y demás miembros de ICE), que en ocasiones se parece a la de Tolkien, pero que en muchas cosas cualquier parecido es pura coincidencia. Y eso es lo que la gente no diferencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *