px__n_avatar

Hablemos de PX

A veces recibo mensajes de personas que quieren colaborar con PX Magazine (en adelante PX), y charlamos un rato sobre mi experiencia, sobre qué razones veo yo para enviar mis artículos a la misma. También hay gente que piensa que yo estoy detrás de este medio, como una suerte de impulsor o editor, así que ya que estamos voy a aclarar que soy un colaborador más de todo esto. De hecho soy algo menos que eso, dado que hay otras personas que impulsan PX mucho más que yo: envían más y mejor contenido, corrigen el de otros, plantean dudas y opiniones para ayudar a mejorarlo todo, y un largo etcétera. Así que hoy me gustaría hacer una pequeña reflexión pública sobre lo que es PX para mí.

Cuando me sumé a la revista reconozco que lo hice un poco a ciegas, en parte porque sonaba bien, y en parte porque había gente a bordo con la que querría trabajar en algo. Se trataba de un proyecto que iba a nacer ya, que buscaba compartir contenido original de libre distribución, con el añadido de contar con un pequeño grupo detrás que aportaba ideas al proceso creativo, ayudando a mejorarlo; incluso hubo un momento en el que pensé que todo se iba al garete, y en el que PX casi se queda en nada. Por suerte algunos se animaron a levantarlo y hacerlo realidad, y vaya por delante que yo no fui uno de ellos (ya lo he dicho, menos que un colaborador). En cualquier caso la revista se planteó desde el principio como un proyecto sin ánimo de lucro pero con muchas ganas de crecer con el apoyo de la gente. Una plataforma en la que los que escribimos lo hacemos porque nos gusta, sin más. Aporto artículos porque me satisface ver que un autor llega con su proyecto de rol bajo el brazo diciendo que no sabe cómo sacarlo adelante, y alguien con más experiencia le echa un cable para darle forma, o se le da una opinión para mejorar incluso si no quiere publicarlo en la revista. Porque, como he dicho, aquí nadie recibe nada a cambio de su contribución. Ayudar por ayudar, construir entre todos… PX tiene mucho de eso. Alguien escribe un artículo, y otra persona lo revisa. Alguien pide que le maqueten algo y voilà, al día siguiente ha entrado un maquetador a ofrecerse para echar una mano, amén de ilustradores. No hay ningún jeta, ni malos rollos, sino que en realidad es un ambiente interesante: abunda la crítica tanto como el respeto y, si acaso, se echa de menos que haya más gente a bordo. Me gusta recordar que aunque colaboro menos de lo que me gustaría, algún día he abierto la revista y me he sorprendido descubriendo que un amigo mío ha subido un artículo, ¡y yo sin enterarme de nada! Cada uno habla de lo que le gusta, y lo hace como le da la gana, aunque siempre hay crítica para ayudarle a mejorar (es voluntario aceptarla o rechazarla). Y si un día deja de gustarte, puedes pedir que retiren todo tu contenido. Como digo, un clima dinámico y flexible, que se mueve mucho por el boca a boca y que de momento es demasiado pequeño como para que se generen malos rollos. Espero que eso tampoco cambie, porque creo que PX es joven y todavía ha de mejorar, aunque ya se siente que detrás hay un auténtico equipo colaborando. Tiene sus cosas malas, desde luego: falta llegar a más gente, comunicar con claridad lo que la revista pretende conseguir, y definitivamente tiene que entrar más gente para evitar que a largo plazo se convierta en un hermoso fracaso.

px__n_avatar

Creo que la clave está en tratar de alcanzar un punto de encuentro: un espacio de participación donde la gente a la que le gusta PX, los críticos con el proyecto y aquellos a los que no les llama absolutamente nada puedan aportar ideas y opiniones constructivas. Seguro que le faltan más cosas, pero esas son las que me parecen más urgentes… o tal vez las que a mí más urgente y necesario me parece atender. Informar mejor, para que nadie tenga que sumarse a la revista a ciegas.

He leído algunas opiniones sobre PX por la red: algunas favorables, aunque también hay críticas que, por supuesto, me parecen genial y podrían ayudar a mejorar. No obstante, en algunos casos también me ha parecido que falta claridad al expresar desde la revista lo que pretende PX, sobre las posibilidades que realmente tiene y lo podría sumar a cualquier persona con ganas de aportar cosas a la comunidad rolera. Creo que ha fallado la comunicación por parte de PX (y aquí sí me incluyo), y como digo también veo indispensable crear espacios de encuentro donde proponer ideas, despejar dudas, dar lugar a la crítica y responder a todo con claridad. Que nadie sienta que la puerta está cerrada. Y como no se me ocurría una forma mejor, pensé en hacerlo a través de este artículo, invitándoos en estas líneas a plantear cualquier pregunta que tengáis para el equipo de PX. No son preguntas para mí pues, como digo, no soy el más indicado para contestar unilateralmente. Sin embargo, he pensado en participar en una charla en directo a través de YouTube donde plantear las ideas que plasméis en los comentarios de este artículo, y otras cosas que sea interesante comentar. Será durante el mes de diciembre, participarán miembros de PX que contestarán cualquier cosa que queráis plantear, y yo haré las veces de mensajero (aunque seguro que también daré mi opinión sobre alguna cosa). Por supuesto, no hay limitación de ningún tipo: entras a este artículo y dejas tu pregunta, sin más. Y luego hablamos de PX en vivo y en directo, que es como más me gusta. Seguro que saldrán ideas interesantes y, con un poco de suerte, servirá para ayudar a que la revista mejore y quede más claro de qué va como proyecto. ¡Animaos!

Jesús “Rolero” compagina su labor como impulsor de Rolero con su trabajo en sus propios juegos de rol, manteniendo al mismo tiempo una vida relativamente normal. O eso dice.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *