Andrew_Dunn_cc_2_SA

El desafío es normalizar el rol

Que a la comunidad rolera le vendría bien crecer en número de aficionados es, en mi opinión,  una obviedad. Pero no una obviedad cualquiera, no, sino una de esas sobre las que vale la pena volver de cuando en cuando, porque igual es tan obvia que se nos olvida tenerla en cuenta. A mí me lo recuerdan casi a diario cuando recibo el mensaje de alguien que quiere iniciarse en los juegos de rol después de ver uno de mis vídeos. Pero no soy el único: quien más y quien menos ha iniciado a gente en esto del rol, ha dado consejos o compartido sus experiencias con la esperanza de que sean de utilidad al potencial candidato a jugador. Tengo la sensación de que hay una enorme apertura en la mayoría de grupos y mesas roleras, muchas ganas de mostrar cuánto nos gusta el rol y lo felices que nos hace compartirlo con más gente. Y, sin embargo, eso no me parece suficiente para lograr que nuestra afición crezca. Insisto en la importancia del asunto, más que nada porque si no llegan nuevos jugadores seguro que pronto iremos a menos. Y a mí me gustaría que el rol crezca, sobre todo en futuras generaciones, y no quede relegado a ser una opción de ocio de segunda, con mala fama o que la gente asocia con lo minoritario y lo marginal, como tristemente demasiadas veces pasa. Sobre esto una nota más: pocos aficionados me han dicho que ven negativo que el rol llegue a más personas, por lo que mi impresión es que la mayoría estamos de acuerdo en que crecer es una cuestión importante y positiva para nuestro hobby. Entonces, si la actitud es buena y todos estamos más o menos de acuerdo, ¿qué es lo que está fallando?

Desde mi punto de vista el quid de la cuestión no radica en preguntarse lo de siempre: “¿qué estoy aportando yo/mi grupo para abrir la comunidad a nuevos aficionados?”.

Andrew_Dunn_cc_2_SA

Desde mi punto de vista el quid de la cuestión no radica en preguntarse lo de siempre: “¿qué estoy aportando yo/mi grupo para abrir la comunidad a nuevos aficionados?”. Las respuestas a esa pregunta nos han traído grandes ideas. En ese sentido es loable y muy necesario el esfuerzo de quienes escriben artículos, hacen podcasts, se lían la manta a la cabeza organizando jornadas o tal vez uno de esos clubs de rol en los que puedes echar unas partidas con tus amigos. También el de quien edita o publica material didáctico y juegos al alcance de todos, y especialmente el de quienes juegan tanto como pueden con cualquiera que desee echar una partida (y seguro que se me quedan cosas importantes que enumerar, pido perdón por mi mala memoria). Pero incluso pese a tales generosos esfuerzos, no parece que eso sea suficiente para que lleguen los anhelados nuevos jugadores. Nos falta algo.

En mi opinión ese algo es el buscar o crear espacios de rol normalizados: no basta con querer mostrar lo que hacemos, sino que hay que tomarse la molestia de explicarlo bien y a través de canales más accesibles para quienes saben poco o nada sobre rol. Ejemplos brillantes de ese estilo de aproximarlo a la gente me parecen los colegios en los que maestros apuestan por los juegos de rol, explicando a los padres el valor añadido que ofrecen a sus hijos y promoviendo este tipo de ocio en el seno de la familia y grupos de amigos. También las cafeterías-ludoteca en las que el versado dueño lo mismo te explica cómo jugar al monopoly que te dirige una sesión a Dungeons & Dragons. Bibliotecas públicas que tienen juegos en su fondo y los incluyen en su programa de actividades. O esas benditas asociaciones culturales que organizan eventos para el gran público de una ciudad en las que se puede descubrir ocio diverso, desde juegos tradicionales a videojuegos pasando por los juegos de rol. Son espacios en los que el denominador común son las ganas de divertirse, en los que no hay nada raro ni especial en el ambiente, un caldo de cultivo genial para la integración de la minoría en la mayoría y viceversa. Cuando veo ejemplos de esto me viene a la cabeza la vieja pregunta, y se me ocurre cambiarla: ¿qué estoy aportando yo para normalizar el rol? Quizás ya hemos superado la fase de mostrar lo que hacemos y ahora sea el tiempo en el que el dónde el cómo y el cuándo son la clave. Creo que ese es el siguiente desafío, al menos si realmente queremos que la comunidad rolera crezca.

Jesús “Rolero” compagina su labor como impulsor de Rolero con su trabajo en sus propios juegos de rol, manteniendo al mismo tiempo una vida relativamente normal. O eso dice.

1 Response

  1. Haco 27/01/2016 / 11:05

    He hecho la mayoría de cosas qué mencionas y no creo q haya ayudado demasiado a una “normalización” del rol… pero no por ello dejaré de hacerlo.
    Quería comentar algo: ¿Es realmente nuestra afició algo tan bueno que deba conocerlo/probarlo todo el mundo? Pensemos en otras aficiones como el cricket, el crocket, curling, futbol americano, macramé, amigurumi, punto de agujas, macrobiótica, etc, etc. No son conocidas o si por nombre o si se ha visto alguna vez pero no interesan.
    Además si en “grandes” festivales de juegos, como las DAU, el hipotético club más importante de Barcelona (y por tanto uno de los más influyentes de la península) se dedica a hacer demostraciones de juegos de mesa xq así reciben juegos y material a cambio, si creadores de juegos de rol (creo q reconocí a tres) se pasan las jornadas haciendo demostraciones de juegos de mesa en lugar de promocionar el rol, q podemos hacer aquellos más invisibles. Si las mismas editoriales no apoyan sus juegos de rol: Devir “paga” 180€ en juegos o en material a cada demostrador de jugos de mesa y a los que dirigen Sociedad Pathfinder un libro de rol (el más caro cuesta 50€) y la comida de un día (q tb reciben los q hacen demostraciones de juegos) y lo mismo otras editoriales como EDGE q acude al festival sin una sola caja de sus juegos de rol (Star Wars o Steam States), paga a los q hacen demostraciones y torneo de x-wing y no a los q hacen sus juegos de rol, qué es lo qué realmente queremos?
    ¿Cuántas de esas jornadas de rol son ahora realmente de jugos de mesa?¿Cuántos roleros acuden a ellas para jugar a juegos de mesa y no a rol?
    Nuestro formato es para algo reducido e íntimo, no para las masas. ¿ Cuánta gente cree q el WOW es un juego de rol y no conoce otro? Debemos asumirlo somos una afición minoritaria y siempre lo seremos, hasta q cambie el formato hacia algo q ya no será rol…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *