ecommerce-2301933_1920

El coste de un libro electrónico

Últimamente se ha discutido bastante sobre los precios que deberían tener los productos roleros en formato electrónico. Este artículo no pretende polemizar con nadie ni atacar a ninguna persona en concreto, sino aportar algunos puntos de vista al debate que creo que no se están teniendo en cuenta, pero son tremendamente importantes.

No vamos a entrar en análisis éticos. Nos vamos a limitar a un análisis técnico desde un punto de vista puramente comercial, no porque este sea el único punto de vista importante sino, simplemente, porque es algo que suele obviarse demasiado.

 

La diferencia entre coste y precio

En el lenguaje coloquial, “coste” y “precio” funcionan como palabras sinónimas. Pero no es así en el mundo de la edición.

El coste de un libro es aquello que tienes que pagar para conseguir producir el libro. El coste de impresión es una parte importante del mismo, sin duda. Pero también la maquetación, la ilustración y los más abandonados en nuestro mundillo: los traductores, escritores y correctores. Una vez sumado esto, hay que tener en cuenta también el coste de la promoción, los costes legales (impuestos y el dinero que cuesta su gestión), los costes administrativos y logísticos (el almacenaje, los envíos…), etc. Costes más difíciles de cuantificar y que tristemente no se suelen tener en cuenta. Suponer que un libro solo cuesta su coste de producción es como pensar que al pedir un refresco en un bar solo estás pagando por la bebida… cuando en realidad estás pagando infinidad de cosas que van desde la lejía que el dueño del bar ha de comprar para mantener el local limpio, hasta los impuestos o el sueldo del camarero.

El precio de un libro, por su parte, es lo que va a pagar el cliente final para poder llevarse el libro a casa. Y esto es algo decidido, de forma más o menos arbitraria, por la editorial. Podría parecer que el precio depende directamente del coste. Pero, en puridad, no es así. El precio de cualquier objeto es el dinero que alguien está dispuesto a pagar por él. Así de simple, así de subjetivo. Un producto puede tener un margen de beneficio ridículo y un precio que el cliente entienda como “caro” y otro puede tener un margen de beneficio enorme y un precio que el cliente entienda como “barato”. Porque el cliente no conoce (ni le importa) el coste, solo el precio. Y se supone que los editores han de poner el precio que creen que sus clientes van a considerar apropiado.

Cuando vas a producir un libro, debes calcular su coste y decidir su precio. Lo primero es una decisión técnica. Lo segundo es una decisión psicológica. Esto es muy importante para lo que vamos a hablar ahora.

Una vez aclarado esto, pasemos al coste de los libros electrónicos. Existe la idea de que el coste de un libro electrónico es cero; este artículo pretende rebatirlo.

euro-870757_1920

La elaboración de un libro electrónico

Lo primero que hay que aclarar es que la elaboración de un libro electrónico no es algo automático. Un pdf diseñado para ser enviado a una imprenta es distinto que un pdf diseñado para ser leído en una pantalla. No solo hay diferencias importantes de tamaño y de calidad de imágenes, sino que elaborar un libro digital tiene un trabajo añadido. Al menos, tal y como yo lo veo, un pdf rolero debe tener:

  • Marcadores, abundantes y bien conectados. Vínculos dentro del texto, el equivalente más ágil de las llamadas en papel del tipo “ver página X”.
  • Texto seleccionable. De forma que se pueda copiar una parte del texto y pegar en algún documento que pueda utilizarse para la partida.
  • Capas activadas. Para permitir al dueño del pdf imprimir las páginas que necesite sin gastar mucha tinta, o para poder retirar los textos encima de los mapas y así tener un mapa que poder enseñar a sus jugadores.

Hasta ahora he hablado de pdfs, pero es que, además, soy de la opinión de que deben realizarse versiones epub y mobi, que permitan leer en libros electrónicos o, incluso, en el teléfono móvil.

Todo esto lleva su trabajo y su tiempo. Tanto es así que ya ha habido gente, como los del Maze of the Blue Meduse, que han hecho dos versiones: una con su pdf anotado y preparado tal y como se debería hacer con todos los pdfs roleros y el otro en pdf puro y duro, sin más. Ambas, versiones de pago, pero la primera sensiblemente más cara que la segunda.

Seguramente, lo han hecho con intenciones didácticas, para que la gente comprenda que preparar un pdf conlleva un trabajo y ese trabajo implica un coste. Pero sospecho que más bien lo que ha propiciado es un montón de gente hablando sobre lo bien hecho que está el pdf con marcadores, y que es el pdf mejor indexado de la historia, cuando en realidad no han hecho nada que otros no lleven años y años haciendo. Creo que lo que ha sucedido es que mucha gente ha descubierto, de golpe, el trabajo que lleva un pdf, sí, pero no ha comprendido que no es algo inventado por los señores del Maze of the Blue Meduse. No quiero presumir de mi propia editorial porque hay gente que lo lleva haciendo mucho más tiempo, como por ejemplo Pinnacle, de donde nosotros hemos aprendido.

En todo caso, hacer un libro electrónico lleva trabajo, y eso se traduce en un coste. Pero vamos a suponer que no es así, vamos a suponer que tal y como mucha gente parece pensar, realizar un pdf simplemente sea hacer un clic. ¿Sería entonces su coste de cero? En realidad, tampoco.

 

El coste de imprenta ya no es tan importante

Tradicionalmente, el coste de imprenta ha sido el más importante a la hora de editar un juego de rol. Pero, afortunadamente, durante las últimas décadas la tecnología en impresión nos ha permitido reducir sensiblemente los costes hasta el punto de que, a diferencia del siglo XX, hoy gran parte de los juegos de rol están a color y las tiradas no necesitan alcanzar el millar de ejemplares para ser rentables. El descenso del coste de imprenta nos ha permitido bajar las tiradas y aún así mantener los precios.

Sin embargo, a la vez que el coste de imprenta se iba reduciendo, fue aumentando el coste de las ilustraciones y la maquetación, mientras que el coste de la escritura, la corrección y la traducción se han mantenido estables.

Se paga más por las ilustraciones y lo mismo por los textos. Pero este dinero se divide entre menos ejemplares. Como resultado, la proporción del coste de producción que corresponde a la ilustración o los textos es ahora mayor que nunca. (Habría que decir que existe una excepción con la escritura de los textos, ya que generalmente los autores cobran por porcentaje. En todo caso, el argumento sigue siendo válido para traductores y correctores).

Así que, llegamos a la parte importante de este artículo, cuando reflexionamos sobre si un libro electrónico debe o no ser gratuito. En realidad, nos tenemos que hacer la siguiente pregunta:

 

¿Quién paga el coste de un libro electrónico?

Se equivoca todo aquel que considere que el coste de escribir, corregir, ilustrar y maquetar un libro electrónico es cero porque ya lo has pagado al escribir, corregir, ilustrar y maquetar la edición física. Esta forma de hacer los cálculos es errónea. La única forma racional de repercutir un coste entre distintos productos es hacerlo entre todos ellos; si se quiere, con algún factor que lo modifique según su precio final, pero entre todos los productos, no en una parte.

Si no, podríamos hacer lógicas del tipo “Si hago 1.000 ejemplares, y calculo el precio de forma que con los primeros 500 puedo pagar todo el coste de los 1.000, ¿no debería regalar los otros 500?”. Yo creo que no. Creo que deberías bajar el precio de todos ellos.

Lógicamente, se puede tomar la decisión editorial de repercutir todo el coste sobre una parte de la edición (en este caso, la parte que se refiere a los libros físicos) y regalar la otra parte (en este caso, la edición digital). Es una decisión que puede ser acertada, no voy a ser yo quien la critique (de hecho, pertenezco a una editorial que regala libros electrónicos de tal importancia que permiten jugar a nuestros juegos sin comprarlos).

Pero es una decisión editorial. Si la editorial decide que aquellos que compran la edición física deben “subvencionar” a los que sólo quieran la versión digital, está en su derecho de hacerlo. Pero es importante que se sepa bien lo que se está haciendo. Se puede ver como una inversión en publicidad, o como un sacrificio realizado por motivos éticos, o como quiera verse, pero es importante ser consciente. El editor que piensa que el libro electrónico no le cuesta nada quizás deba revisar sus cálculos.

tablet-1632909_1920

Pero la gente puede piratear libremente tu libro electrónico

Apostaría que todos o casi todos los que estáis leyendo esto, y yo mismo, habéis pirateado alguna vez algún producto cultural. Personalmente, no me parece algo inmoral, de hecho creo que el derecho al acceso a la cultura es importante. También creo que si te gusta lo que crea alguien, es buena idea apoyarlo; aunque sea por una cuestión de puro egoísmo, querrás que siga haciéndolo y no que se busque un trabajo de otra cosa.

Creo que una de las compras más absurdas que he realizado en mi vida fue la compra de dos CD de música de un autor que me encanta; estos CD están en un cajón, todavía en su precinto original y sospecho que no los voy a escuchar nunca. Hice la compra porque el autor no me dejaba donarle dinero ni comprarle los MP3 que es, como supongo que casi todos, lo que consumo. Es una compra absurda, pero considero que no por mi parte; yo he conseguido mi objetivo de premiar a un autor y animarle a seguir por el mismo camino. Creo que es absurdo por su parte porque me ha obligado a comprar un producto físico que no quiero para nada y que ha tenido un coste (económico y ecológico) de producción y de transporte hasta mi casa.

El ejemplo es relevante, porque creo que lo que sucede en otros campos de la cultura nos ayuda a entender mejor el tema del que estamos hablando. Creo que casi todo el mundo estará de acuerdo en que la gente que hace series, música, videojuegos, etc., merece poder tener los ingresos que le permitan realizar su trabajo. De hecho, mucha gente que a lo mejor considera que los libros roleros deben ser gratuitos posiblemente estén apuntados a Netflix, compra CD que nunca escucharán o compran sus juegos en Steam. ¿A qué se debe esta aparente contradicción? Yo no creo que sea una postura hipócrita, más bien sospecho que la clave está en que esta gente piensa que un libro electrónico es algo muy inferior a un libro en papel y eso lo diferencia de los MP3 o los videojuegos de Steam. Sin embargo, creo que se equivocan.

Los libros digitales no son inferiores a los libros físicos

Ya hemos hablado sobre el valor añadido que tienen los libros electrónicos por sí mismos. Y es importante insistir en ello, porque mucha gente, acostumbrada a leer únicamente en papel, suele ver los libros electrónicos como un mero producto promocional. Creo que esto tiene gran influencia en que tantas personas consideren que los libros electrónicos deban ser gratuitos. En el fondo, es gente que no quiere libros electrónicos para sí mismos. Es normal que no los valoren.

Pero mucha gente ya leemos mucho más frecuentemente en formato electrónico que en papel. Y creo que la tendencia, es cuestión de tiempo, será cada vez más hacia el formato digital. El futuro es digital.

El libro digital no es, en sí mismo, mejor ni peor que el libro físico. Simplemente son distintos formatos, y la elección entre uno u otro es una cuestión de gustos personales. Establecer que el papel sea superior, o que alguien esté “equivocado” por preferir el formato digital, es absurdo.

Si los libros electrónicos son gratuitos, aquellos que queramos apoyar a un autor de rol ¿estamos obligados a comprarles un libro en papel que a lo mejor no queremos para nada? No le veo mucho sentido, la verdad. Creo que aquí entran bien los formatos del tipo “paga lo que quieras”, al permitir que aquellos que consideren que un libro electrónico no vale nada, pueda tenerlo gratis y el que realmente lo valore, pague lo que estime oportuno.

mobile-phone-1595784_1920

¿Cuál debe ser el precio de un libro electrónico?

Y después de toda esta presentación, volvemos al principio. Como hablábamos, primero debe calcularse el coste y luego el precio.

El coste de un libro electrónico será igual a la suma de todos los costes (salvo el de imprenta, almacenaje y envíos) dividido por el número de ejemplares que el editor cree que va a vender. En esta última parte está lo más complicado, y, lógicamente, entra la parte más subjetiva. El editor puede ser más conservador (con lo que tendrá un coste más caro a cambio de un menor riesgo) o más agresivo (con lo que el coste será más bajo, pero el riesgo mayor). No existen fórmulas mágicas.

Una vez tenido en cuenta el coste, debemos pensar en el precio. Puedes decidir que el precio esté por debajo del coste; es una decisión editorial que tiene sus pros y sus contras, pero ante todo has de ser consciente de lo que estás haciendo. Si se quiere tener un beneficio, de forma ideal, el precio sería el coste más el beneficio razonable que el editor estime que merece por este producto. Eso sería lo ideal, pero hemos dicho antes que el precio en realidad es algo independiente del coste. El precio viene fijado por lo que el público esté dispuesto a pagar por el producto. Y aquí existe un problema.

La percepción de los compradores sobre los libros físicos suele basarse en el número de páginas, el hecho de usar o no tapa dura, el color, etc. Que haya muchas ilustraciones o pocas no es percibido tanto como debería, teniendo en cuenta el peso real que tiene sobre el coste. Pero la mayor distorsión de todas viene de la tirada. La gente no es consciente de la gran diferencia entre dividir un coste fijo (como el de las ilustraciones) entre 400 o entre 2.000 ejemplares. Y el libro de 400 ejemplares tiene que pelearse de tú a tú con el de 2.000 ejemplares. En otras palabras, si esperabas colocar tu precio basándote en la fórmula coste+beneficio-que-crees-razonable, olvídate.

En realidad, lo que tienes que hacer es mirar el coste, plantearte el precio al que puedes llegar a venderlo y con esos datos decidir si te merece la pena.

En el caso de los libros electrónicos la situación es todavía más complicada, porque la percepción de mucha gente es que deberían ser gratis o casi gratis. A diferencia de lo que sucede con los libros en papel, la gente valora si un libro electrónico es caro o barato por su precio total, sin entrar a valorar su número de páginas o contenido. Pareciera que todos los libros digitales son iguales. Esto llega al extremo en inglés, cuando contemplas como libros electrónicos de unas pocas páginas a un par de dólares se perciben como más baratos que libros hechos y derechos a decenas de dólares, aunque los segundos tengan un precio por página que puede llegar a ser hasta diez veces menor.
Creo que todas estas cuestiones explican por qué los libros electrónicos resultan tan poco apetecibles para las editoriales españolas y, hasta qué punto, en realidad, los que apostamos por ellos lo hacemos como una apuesta ética o, comercialmente, como una apuesta de futuro.

Soy un autor, lo prometo. O, al menos, quiero serlo. Un autor que cometió el error de montar una editorial y ahora está atrapado sacando los juegos de otros. ¡Pero lo coneguiré!

9 Responses

  1. Iris 30/05/2017 / 11:23

    Me ha parecido muy interesante. De hecho aunque algunas de las reflexiones ya las había hecho hasta ese punto, en muchas otras me ha abierto los ojos. Gracias!

  2. Juanjo 31/05/2017 / 03:02

    Estoy de acuerdo con el articulo aunque con un par de matizaciones.

    Considero que cuando pago por un producto es por su contenido integro independientemente del formato, por eso aunque prefiera los libros fisicos, cada vez los compro menos si no van acompañados del pdf, a la vez que no compro pdf si no existe en fisico. Independientemente de que este pdf sea puro o indexado.

    Por lo menos defiendo el derecho a que existan las opciones, aunque sea pagando por ellas.

    Entiendo la diferencia de precio de los pdf indexados y multicapas, y el hecho de que tengan un precio, ya sea este individual o sumado a la version fisica, pero cuando se trata de pdf plano no entiendo lo del doble costo. Los costes de maquetacion se tienen de todas formas para la version impresa, asi como los costes de las imagenes, correccion, etc… y el trabajo para entregar a la imprenta tiene que ser en un formato digital que pasarlo a pdf plano cuesta 3 clics de raton.
    El que quiera solamente la version en pdf en plano sin version fisica, que pague una fraccion del coste ( por eso de que la editorial no ha tenido que gastar en gastos de impresion) y que este beneficio sea considerado un extra para ella.
    El que quiera solamente la version fisica que pague el precio integro ( incluido el precio del pdf plano, pues lo veo como un coste de trabajo indivisible de la propia creacion) y tenga la opcion de acceso al pdf plano gratuito de forma inmediata o en un futuro.
    Si se quiere un pdf indexado y multicapa, etc… que tiene una carga de trabajo extra y unos costes extras el pdf tendra que tener un coste extra ya sea acompañando a la version fisica o individualmente.

    Me explico con un ejemplo, cuando se compra contenido en digital y se paga por el, este debiera ser multiplataforma en la medida de las posibilidades, si es un libro y he pagado por su .pdf, tendria que tener acceso al resto de formatos digitales .mobi o .epub asi como si adquiero un juego para windows al comprarlo y de existir tendria que tener acceso a su version en linux o en cualquier otra plataforma digital. Y de no existir en ese momento tendria que tener derecho a el en un futuro cuando se transpasarse.
    Quiero decir que considero que por lo que pago es por el contenido y la informacion independientemente del formato, puedo entender el pagar fracciones del precio de un formato a otro, pero no lo de pagar dos o tres veces por lo mismo.

    Asi que tal y como yo lo veo el no ofrecer el pdf plano junto con la version fisica, es un tema de miedos y estrechez de miras mas que de costos o medios por parte de la mayorida de las editoriales, independientemente de otras posibles razones reales o no usadas como escusas, como las licencias entre otras, las principles razones son los miedos y la estrechez de miras en mi opinion.

    Con lo expuesto quiero decir que estoy totalmente de acuerdo con lo que se espone, pero con matices.

  3. Tiberio 31/05/2017 / 17:28

    Hola Juanjo, gracias por comentar.

    A nivel personal, estoy muy de acuerdo contigo en que todos los formatos deberían entregarse al que compra la versión física, la verdad. Por otra parte, yo entiendo que el derecho a la copia privada que dicta la ley te permite pasar un libro que has comprado de un formato a otro (o descargártelo de internet en sitios pirata, el que descarga algo que no tiene puede estar pirateando, el que descarga una versión digital de un libro que tiene en papel, no hace piratería tal y como yo lo veo).

    En todo caso, sobre el coste del pdf plano, no estoy de acuerdo. El coste de maqueta, ilustración, corrección, etc se debe dividir entre todos los ejemplares distribuidos. Y esto es independiente del formato que se utilice en cada uno.

    Otra cosa es si una editorial decide que un formato debe “suvencionar” otros formatos. No es distinto que la editorial que regala ejemplares de promoción a reseñadores. Es algo lícito y que a mí me parece que puede ser buena idea si se hace con inteligencia. Pero lo que sí me parece un error es considerar que estos productos han tenido un coste cero. No es así.

  4. JUANJO 17/06/2017 / 04:36

    En lo de el coste del pdf plano, no digo que no tengas razon tajantemente.
    El problema que veo es, esos gastos entre que cantidad de unidades lo divides.
    En una version fisica, lo divides entre el gasto de la tirada de la primera edicion, pero para el
    pdf plano, como sabes cual sera el numero de unidades que venderas para hacer la division
    de esos costes.
    De manera teorica y tajante debiera de ser como dices tu, pero de manera practica no lo veo
    practico. Veo mas practico el calcularlo como coste cero y dividir todo el coste entre la version fisica y dejar los veneficios de lo que se venda en exclusiva en pdf como ingresos extra no computados y bienvenidos sean para la empresa.
    Es lo mismo que pasa con segundas y terceras ediciones en fisico, que esos gastos ya se han amortizado en tirada de la primera edicion, pero los libros se venden al mismo precio y por lo tanto tienen mas margen de veneficio teorico ( aunque a veces tambien mas riesgo).
    Mas complicado es cuando solo se publica en pdf donde se tiene que hacer una estimacion de ventas para realizar el calculo entre cuantas unidades dividir dichos gastos por que no existe otro soporte sobre el que basarse.
    Ojo, esto entiendo que supone el encarecer la edicion fisica ( que yo prefiero) frente a la parte digital, seria mas economico pensar, bueno pues que dividan entre mas unidades y asi abaratan el producto que prefiero ( fisico) que de la otra forma asume toda la parte del pastel y por lo tanto me sale mas caro, pero es que a nivel de calculo, coheriencia y transparencia lo veo mas veneficioso a la larga.

    En cuanto a lo de la consideracion de pirateria digital una vez que se es propietario de un tipo de formato de la obra, estamos de acuerdo, pero el problema es cuando no se le da soporte para adquirirlo o directamente no se crea en dicho soporte, como pasa por ejem. EP o ese acceso es cobrandolo doblemente como Holocubierta y te obliga a buscar el material al que en teorida te ves con derecho de forma extraoficial ( que es lo que no deviera de ser) y en formatos de inferior calidad ( escaneados de segunda o tercera categoria), una cosa es que te busques la vida, otra es que no tendria que ser necesario que te la tubieras que buscar, has pagado por el producto y te tendrian que dar accesibilidad a el ( eres su cliente), no entorpecer y bloquear el acceso a el o tratar de cobrar dos veces por el mismo, y maxime cuando actualmente la procuccion es digital y las empresas cuentan ya con los “negativos hechos” para mandar a imprenta.

    En resumen que como dices no considero que tenga coste cero, no es asi, el coste esta ahi y por lo tanto en ningun momento he pretendido decer que sea cero, ni yo lo considero 0. El problema esta en como se contabiliza y distribuye dicho coste entre las unidades o ediciones.
    Si se trabaja ya directamente en formato digital ( para las ediciones fisicas), los textos, las imagenes, la maquetacion, etc… se hace en digital y es un formato digital lo que se manda a las imprentas y es un formato digital lo que las maquinas de las imprentas reciben para hacer una tirada fisica de x unidades, entiendo que es mas facil distribuir dichos costes entre dichas unidades fisicas que son determinadas y por lo tanto se puede realizar el calculo de el coste de dichos gastos por unidad que realizar el susodicho calculo de costes a dividir entre una cantidad variable indeterminada ( la tirada total de fisico mas pdfs que este previsto que se vendan). No se trata de que unos formatos suvencionen a otros, se trata de unos formatos tienen un numero determinado y otros son una estimacion que puede dar a error aparte de que no se puede controlar su dirtribucion y por lo tanto son un riesgo ( hasta el momento por ahora). El trabajo y los costes ya se han hecho para la parte fisica por que no queda mas remedio que trabajar en digital, y los costes se han dividido entre la parte fisica por que es la que puede ser determinada con precision. El tocar el boton para convertir los formatos de la imprenta y transforma dicho formato digital en formato pdf, no es que tenga coste cero tampoco, pero lo considero despreciable ( he ahi la critica a que no se de la posibilidad de venta o directamente no se cre en pdf o que se cobre doblemente por el cuando ya has pagado por esa parte en el fisico fisico).
    Ahora bien, que coste tendria que tener entonces el pdf?
    En mi opinion para ello el coste seria precisamente el de dichos gastos en la tirada en fisico restandole los gastos correspondientes a material y distribucion ( imprenta y papel). Por que es justamente lo que se tendria que descontar a alguien que habiendolo pagado en digital, luego quisiera adquierir la version fisica ( estando esta todabia disponible).
    De esta forma un formato suvenciona a otro?
    Depende de como se mire, los gastos se han generado para realizar la edicion fisica, por lo tanto se dividen entre el numero de ejemplares de dicha edicion u absorben entre dicho numero de ejemplarea hasta anularse dichos gastos. Es un trabajo que hay que hacer de todas formas para la edicion fisica. El unico gasto extra que le veo a la version en digital es su conversion a los distintos formatos y la plataforma de almacenamiento, cobro y distribucion ( vamos la tienda virtual). En resumen no es muy distinto a las preguntas de si una segunda edicion esta suvencionada por la primera? o de, si la reutilizacion de imagenes previamente adquiridas para una publicacion son reutilizadas en otras posteriores?
    Y que veneficio darian los pdf a la editoria?
    Practicamente Integro, pues los gastos ya habrian sido amortizados por el formato fisico.

    Ojo, que todo esto lo estoy diciendo de los pdf planos, como indicas los otros tienen mas trabajo y por lo tanto coste generado expresamente para ellos. Y de productos que se editen solo en fisico o tanto en fisico como en digital ( ambos), los que solamente se editen en y para digital en un origen es distinto.

  5. Tiberio 17/06/2017 / 19:19

    Es un tema muy complicado, la verdad. A mí tu acercamiento me parece muy válido, Juanjo. Al final, cada uno lo contabilizamos un poco como creemos más oportuno. Lo único que sí que es importante es no perder nunca de vista todos los factores.

  6. Britait 18/06/2017 / 12:37

    El formato físico no esta en declive, ni el digital es el futuro… puede parecerlo pero no es asi.

    Hay algo que no se tiene en cuenta en el artículo. El “prestigio” que tiene en rol un libro en formato físico frente a uno electrónico. El consumidor tambien distingue entre precio y valor, precio es lo que te piden y valor el que tu le das, y en libros físicos pueden coincidir mas o menos, pero en formato electrónico decididamente no.

    Se dice en el artículo “para apoyar a un autor si lo que quiero es el pdf tengo que comprar un libro que no quiero para nada” y es en lo que bajo mi opinión el artículo se equivoca de plano. Todo rolero que se precie prefiere sus libros en físico, el rolero es muy snob, cada vez mas, si no puede tener un libro en físico colgado en su estanteria como trofeo no usa el pdf, es como que falta algo.

    Por otra parte, un pdf de 400 paginas no se lee, se usa como consulta, pero no para leerselo de cabo a rato en una pantallita, ni movil ni tabelt ni leches, nadie se lee 400 paginas en un movil. Un juego te tiene que gustar horrores y no tener un duro para decidir bajarte una copia en pdf (legal o no) y tirar de ella. Te tiene que gustar mas aún decidirte a meterte en una campaña a un juego del que solo tienes un pdf, gratuito o no, legal o no, pagado o no.

    O sea, el físico se usa para TENER el juego y para decir “tengo el juego” que es lo que queremos, para acumularlos como si fueran gemas en una vitrina, igual que los ejércitos de w40k o las cajas de juegos de mesa. Admirar nuestra colección y disfrutar de este afan consumista que nos invade a todos.

    Para batallar y consumir el producto realmente, para eso está el pdf, que es igual de bonito, no se mancha y lo puedes copiar 1000 veces entre tus jugadores para que no se peleen por el mismo libro. El pdf se usa para CONSUMIR el juego, usarlo en tu mesa y sacarle provecho, pero sólo si primero consigues tu copia física que leer una vez y no usar jamás.

    Suena raro pero todos sabéis que es asi, y si no lo sabéis necesitais conectar un poco más con la clientela.

    El pdf usado por si mismo y con un valor intrínseco propio tiene un problema muy grave y de dificil solución (excepto el tiempo):

    Hay millones y millones de pdf’s que no tienen su contrapartida física, descansando en hexabytes de discos duros por todo el mundo, y mi pregunta es, se usan? La respuesta es no, descansan en un ataúd virtual olvidados por quien los bajó en algún momento de diógenes virtual. Es ese lastre el que ha condenado al formato electrónico a ser una publicación de segunda categoría, no lo tocas, no lo hueles, y el “tengo 12.000 libros como este en el disco, pagar por un pdf? si tuviera que pagar por cada pdf que tengo…”

    Las cosas tienen que evolucionar aun mucho mas hasta que el mundo editorial y el libro electrónico sean parte de un todo sin fisuras… cambiar el modelo de negocio y no tratar los ebooks con la misma mentalidad de costes que los libros físicos podría ser una.

    • Tiberio 18/06/2017 / 16:44

      Pero Britait, con cariño te lo digo, no puedes empezar asumiendo que yo no existo (soy un rolero que se precia que casi exclusivamente lee en digital) y luego decirme que necesito estar en más contacto con la realidad rolera :)

      Existís mucha gente como tú, que tenéis esta idea de que el libro electrónico es un triste sucedáneo. Pero cada vez más, existe otra gente que no lo ve así… y esa gente es más joven. A mí me parece muy claro cual es el futuro Britait, y no digo que sea mejor ni peor, simplemente que hay que adaptarse a él y no pretender imponer lo que veíamos como un pasado glorioso del rol.

    • Britait 20/06/2017 / 18:36

      Supongo que si, que tienes razon, que hay nueva hornada de roleros que prefieren el digital y no se dejan engañar por los cantos de sirena del papel satinado y las portadas en tapa dura. Que estoy viejo y soy yo el que anda desconectado de la afición despues de años de andar metido en mi cueva. (No lo digo con sarcasmo, lo digo en serio).

      Aun asi, con el mismo cariño, te digo que no os dejeis engañar como nos hicieron a nosotros, no llegueis a comprar pdf’s a 50 euros, por muchos argumentos que me expresen, eso es vender humo a precio de oro.

  7. Britait 18/06/2017 / 12:57

    Netflix y Steam, que se ponen como ejemplos, son modelos de negocio adaptados a los nuevos tiempos. Netflix te evita tener que bajar la serie o molestarte en buscarla pirata en mala calidad, pero por que triunfa? porque por un pago mensual consumes lo que quieras cuando quieras, si hubiera que pagar por cada episodio o peli nadie la usaria (se crearon los primeros servicios de tele a la carta así y a nadie les gustó)

    Steam no usa una tarifa plana, pero ofrece algo mucho mejor: comunidad, feedback, compras un juego y el juego está vivo, todos los días sacan mods, parches, updates, MATERIAL, la mayoria gratuitos una vez sueltas el primer pago, o por micropagos, es una comunidad viva y cambiante es lo que hace que la gente prefiera steam a los juegos piratas.

    Que equivalencia tendría algo así en el mundo editorial rolero? Ninguna de las dos fórmulas parece adaptarse bien a nuestro mundillo, pero alguna tiene que haber, y el que de con ella y sea del agrado del frikerio, se llevará el gato al agua. A mi me gustaba el foro de NSR en sus comienzos, no deberían haberlo abandonado, sino hacerlo evolucionar hacia algo más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *